¡Dos meses gratis con tu suscripción por un año!

Humedad en los Interiores

Los orígenes de la humedad en una vivienda son diversos, por eso cada uno de ellos necesita un tratamiento distinto

La primavera y el verano son épocas propicias para realizar trabajos de pintura y reparaciones en el hogar.

Cuando se trata de viviendas relativamente nuevas y que se encuentran en buen estado, la aparición de humedad en el interior que no esté justificada por roturas de caños u otros factores, es generalmente la consecuencia de una construcción deficiente. De ahí la importancia que tiene el confiar la dirección de obra a profesionales competentes que tomen todos los recaudos para evitar este molesto e insalubre inconveniente.

Pero una vez producida la humedad no habrá más remedio que tratar de solucionar el origen de la misma.

Una mancha de humedad en el interior de la casa puede ser provocada por la penetración del agua de lluvia a través de las paredes exteriores o el techo, por el ascenso de la humedad del suelo dentro de la estructura de los muros mal aislados y por la condensación del vapor de agua que contiene el aire interior.

La filtración del agua en las paredes exteriores puede producirse a través de las unidades en su construcción o del material empleado para fijarlas y unirlas, así como también por las grietas o rajaduras que en ellas se produzcan. En la práctica, las serias filtraciones de humedad no se originan por la permeabilidad de los materiales sino más bien por grietas o rajaduras de la estructura. Se tratará entonces de ubicarlas y se rellenará con material impermeabilizante. Con respecto a las paredes exteriores conviene hacer destacar que las formadas por dos tabiques – paredes dobles- con un espacio de aire intermedio, resultan eficientes en cuanto a su impermeabilidad, cualquiera sea el material con que estén construidas. Por esto, su posible mayor costo estará justificado por los beneficios a largo plazo en cuanto a aislación. La elevación de humedad del suelo a través del interior de las paredes se evita aislando adecuadamente los cimientos. La solución para dicha humedad producida por esta falta de aislación es costosa y requiere medidas tan drásticas como el corte horizontal de la pared en toda su extensión y el agregado de una capa impermeabilizante. Este trabajo debe realizarse por etapas.

Para las manchas que aparecen en el cielo raso, habrá que revisar detenidamente el techo para encontrar rajaduras que se hayan producido y por las cuales se filtre el agua. En techos planos, puede recurrirse al agregado de una capa asfáltica.

La gran variedad de materiales impermeabilizantes que actualmente se ofrecen en el mercado facilitan la solución del problema de la humedad en el interior, por lo tanto es importante que si existen manchas de humedad, antes de encarar trabajos de pintura, se trate de indagar su origen para efectuar las reparaciones necesarias que eviten su reaparición en el otoño e invierno.


© 2015 - 2020 Sismat. Todos los derechos reservados
| |